Descripción

Si el mundo fuera plano, como una esfera, entonces Zürich sería su centro. Este reloj tan llamativo, galardonado en múltiples ocasiones, fue creado por el diseñador industrial suizo Hannes Wettstein para NOMOS Glashütte. Y desde entonces es un clásico, gracias a la elegancia de su bisel, sus asas impresionantes, la complejidad de su caja y su esfera de color blanco plateado.

Detalles

Los índices de Zürich se han incorporado a mano y las agujas también suponen un gran esfuerzo en el momento de producción, ya que son facetadas (es decir, pulidas de manera angular) y están recubiertas de rodio.

Los índices de Zürich se han incorporado a mano y las agujas también suponen un gran esfuerzo en el momento de producción, ya que son facetadas (es decir, pulidas de manera angular) y están recubiertas de rodio.

Las asas elegantes destacan por estar ligeramente curvadas hacia adentro. ¿Se ha dado cuenta? Existe un pequeño espacio entre el bisel y las asas de modo que la caja se presenta como si se tratase de un diamante.

Las asas elegantes destacan por estar ligeramente curvadas hacia adentro. ¿Se ha dado cuenta? Existe un pequeño espacio entre el bisel y las asas de modo que la caja se presenta como si se tratase de un diamante.

La forma cónica le llevará desde la caja a la corona, el punto culminante de este reloj. ¿Alguna vez ha visto unos surcos mejor trazados?

La forma cónica le llevará desde la caja a la corona, el punto culminante de este reloj. ¿Alguna vez ha visto unos surcos mejor trazados?