El calibre es el corazón de todo reloj mecánico. Es por este motivo que NOMOS Glashütte produce sus propios calibres, algo extremadamente inusual en el mundo de la relojería. La compañía relojera se dio a conocer por sus excelentes mecanismos de cuerda manual. En los últimos tiempos se están añadiendo cada vez más calibres automáticos: igual de precisos y, en algunos casos, incluso igual de finos.

Unos pocos giros de corona por día

Los mecanismos de cuerda de NOMOS Glashütte

Todo comenzó con los relojes Alpha. Hoy en día, los relojeros de NOMOS confeccionan seis movimientos de cuerda manual: con forma redonda o tonneau, con reserva de marcha, con indicador de fecha o sin complicaciones. Cada calibre es único: grabado con un número de movimiento individual, con acabados de nervadura y perlado, con ajuste en seis posiciones y con una precisión de nivel cronométrico.

Basta con un apretón de manos

Los mecanismos automáticos de NOMOS Glashütte

Completamente autosuficiente: el mecanismo automático de NOMOS Glashütte se da cuerda solo. Utilizando la energía del movimiento, el rotor gira mientras uno está corriendo o preparando un martini, y la actividad se convierte en tiempo con una precisión cronométrica. Puede disponer de indicador de fecha, la hora de varias partes del mundo o no presentar ningún tipo de complicación.

DUW: NOMOS Glashütte Deutsche Uhrenwerke, nuestra marca de calibres

Ocho calibres con un particular acrónimo grabado en el reverso: DUW. Significa «Deutsche Uhrenwerke» y enfatiza la capacidad de NOMOS Glashütte como productor independiente de calibres. Eso sin olvidar el hecho de que no compramos ni un solo calibre, como suele suceder en el mundo de la relojería mecánica, sino que los producimos todos en nuestros propios talleres en Glashütte.

En NOMOS Glashütte, la producción se lleva a cabo según los principios del famoso movimiento Deutscher Werkbund. Es por ello que utilizamos la tecnología más puntera siempre que esto beneficia la precisión. No obstante, la mayor parte del proceso se sigue realizando como manda la tradición de Glashütte: a mano, con mucho cariño y atención al más mínimo detalle.

Antes existía una regla para los calibres automáticos: o eran finos, o eran precisos. ¿Ambas cosas a la vez? Imposible. Los ingenieros de NOMOS Glashütte no quisieron aceptar ese status quo y desarrollaron el DUW 3001: un calibre extremadamente fino y preciso que puede producirse en serie.

Escape, assortiment, reglaje: el pequeño pero extremadamente complejo sistema (compuesto por una espiral de áncora, rueda de escape y áncora) que impulsa a un movimiento mecánico puede llamarse de muchas maneras. Apenas hay compañías relojeras que logran producir este componente crucial, el corazón del calibre, en sus propias fábricas. Nosotros somos la excepción.

»DUW 3001: Una estilizada sensación mundial«

Die Welt

Con mecanismo de horario universal, indicador de reserva de marcha o de fecha... No importa lo complejos que sean: los calibres NOMOS siguen presentando una facilidad de uso exquisita y no pierden ni un ápice de precisión.

Con ajuste de cuello de cisne, chatones de oro pulidos en madera de balsa, barrilete de resorte motor doble con una reserva de cuerda de 84 horas, platina de tres cuartos rodiada con pulido tipo rayo de sol de NOMOS y cantos biselados y pulidos a mano: los calibres DUW 1001 y DUW 2002 de NOMOS son el ejemplo perfecto del arte de la relojería.