¿Qué es un reloj automático?

Cuando hablamos de relojes mecánicos, existen dos amplias subcategorías: automáticos y manuales. La diferencia la determina el tipo de calibre que acciona el reloj. En los relojes automáticos, el movimiento mecánico se da cuerda automáticamente mientras se lleva puesto el reloj. No cuesta mucho poner en marcha su rotor de cuerda; teclear en el escritorio, caminar del metro a su próximo destino o cualquier serie de tareas cotidianas son suficientes para accionar el reloj mediante los movimientos de quien lo lleva puesto. Por eso, este tipo de reloj también se conoce como «de cuerda automática».

Funcionalidad

¿Cómo funcionan los relojes automáticos?

Un calibre mecánico equipado con un rotor de cuerda acciona el reloj automático. El rotor es una pieza pesada del calibre, generalmente ubicada en la parte superior, que genera la energía necesaria para accionar el reloj. Los movimientos de la persona que lleva el reloj hacen que el rotor de cuerda oscile de un lado a otro. Esta energía se transmite primero al resorte principal, que se enrolla con firmeza y almacena la energía para crear una reserva de marcha. A continuación, se libera lentamente para mover el mecanismo del reloj. Tampoco importa en qué dirección se mueva el rotor, ya que los calibres automáticos de NOMOS Glashütte tienen un rotor de cuerda bidireccional. Esto significa que el rotor de cuerda generará energía, sin importar el modo en que la persona que lo lleva mueva la muñeca. Con independencia de que oscile hacia la izquierda o la derecha, el rotor de cuerda bidireccional generará energía para el reloj que acciona. Por el contrario, un rotor de cuerda unidireccional solo genera energía al moverse en una determinada dirección. Aunque este tipo de rotor también oscilará de un lado a otro, solo una dirección alimentará la reserva de marcha del reloj.

Buscador de relojes: encuentre el reloj automático perfecto para usted

Encuentre el reloj automático perfecto en línea con nuestro buscador de relojes. Aquí puede filtrar rápida y fácilmente nuestros modelos según sus gustos. Tamaño, forma, color y mucho más. Haga clic en su reloj favorito.

¿Existe alguna diferencia entre los relojes automáticos y los relojes mecánicos?

Sí. El término «automático» se refiere a la forma en que se enrolla el calibre, mientras que «mecánico» se refiere a la forma en que está construido el calibre. Si el calibre es mecánico, constará completamente de componentes montados por un relojero cualificado. Un reloj mecánico no tendrá pila ni presentará ningún tipo de componente electrónico. Pero existen dos subtipos diferentes de calibre mecánico: automático y manual, también conocidos como de cuerda automática y de cuerda manual. Estos términos se refieren a la forma en que se acciona el calibre mecánico, ya sea mediante un rotor de cuerda que genera energía a partir del movimiento de quien lleva puesto el reloj o porque la persona que lo lleva da cuerda al reloj manualmente mediante la corona. En resumen: todos los relojes automáticos son mecánicos, pero no todos los relojes mecánicos son automáticos.

Por ejemplo, en el caso de los relojes de cuerda manual, la persona debe darles cuerda con regularidad, generalmente girando la corona. Esta acción manual tiene la misma función que la que realiza el rotor de cuerda al oscilar en un reloj automático, es decir, tensar el resorte principal para alimentar la reserva de marcha.

¿Cuál es la diferencia entre los relojes automáticos y los relojes de cuarzo?

En resumen: el movimiento del interior. Como su nombre indica, un reloj de cuarzo presenta un movimiento de cuarzo accionado por una pila. Este tipo de movimiento está accionado por una pila que envía una corriente eléctrica a través del cuarzo, lo que genera un ritmo vibratorio. Estas oscilaciones se cuentan electrónicamente; después de un número determinado de veces (generalmente 32 768), el motor se mueve una posición. ¿Por qué cuarzo? Porque es un material relativamente barato y crea una frecuencia fiable que ofrece una gran precisión.

Por su parte, los relojes automáticos no contienen pilas, dado que están accionados por la energía almacenada que generan los movimientos de la muñeca de la persona que lo lleva. ¡No hay energía más renovable que esta! En lugar de una nueva pila de óxido de plata cada par de años, simplemente tiene que pasar un mantenimiento ocasional realizado por un relojero cualificado. Asimismo, a diferencia de la mayoría de los relojes de cuarzo, toda pieza de un reloj mecánico se puede reparar. Esto significa que son uno de los productos más sostenibles que existen, ya que un reloj automático bien cuidado seguirá funcionando de por vida o incluso más. Por el contrario, los componentes electrónicos de un reloj de cuarzo a menudo no pueden repararse, lo que significa que si el reloj se estropea habrá que reemplazarlo.

¿Se puede dar cuerda manualmente a un reloj automático?

¡Sí, se puede! Si no ha usado su reloj automático en unos días, puede que tenga que darle algunas vueltas a la corona para que se ponga en marcha de nuevo. Después, con llevar el reloj en la muñeca será suficiente, ya que el rotor de cuerda puede asumir esta función. A diferencia del calibre manual, con el calibre automático no notará un punto claro de resistencia al darle cuerda de manera manual, pero prácticamente no existe riesgo de darle demasiada cuerda si solo usa la corona para hacerlo. Si desea que su reloj automático tenga la cuerda al completo en todo momento, incluso cuando no lo lleve puesto, le recomendamos que invierta en una caja giratoria. Estas se pueden programar para simular el movimiento en la muñeca hasta que decida ponérselo de nuevo.

¿Cuánto tiempo puede estar sin ponerse un reloj automático?

Puede pasar mucho tiempo entre uso y uso sin que se dañe un reloj automático. Siempre que se almacene en un lugar seguro donde no haya humedad y no le dé la luz directa del sol, se conservará como nuevo para la próxima vez que decida usarlo. La reserva de marcha se puede recargar una vez que el reloj vuelva a la muñeca. Si espera más de un año entre uso y uso, puede que convenga que un relojero compruebe la resistencia al agua de su reloj; de lo contrario, ¡ya está todo listo!

Ventajas

¿Por qué elegir un reloj automático?

Un reloj automático ofrece dos ventajas a la vez: un calibre mecánico elegante que también se alimenta por sí solo cómodamente. El rotor de cuerda automática significa que, si se usa con regularidad, un reloj automático se mantendrá en marcha y no necesita que se le dé cuerda manualmente. ¡Una cosa menos por la que preocuparse! A diferencia de los relojes a pila, nunca se puede «agotar»; si la reserva de marcha se vacía tras no haberlo usado en unos días, unas cuantas vueltas de la corona serán suficientes para que un reloj automático se vuelva a poner en marcha. Por eso, también es un producto altamente sostenible, construido para durar de por vida (como mínimo).

¿Cómo encontrar el mejor reloj automático para usted?

A la hora de seleccionar el reloj adecuado para su muñeca, es esencial tener en cuenta el tamaño y la funcionalidad que busca. Generalmente, los relojes automáticos son más grandes y gruesos que los relojes con calibres de cuerda manual. El motivo es que el rotor a menudo se coloca en la parte superior del movimiento, lo que le añade volumen. Si busca un reloj deportivo grande y robusto, hay muchos relojes automáticos entre los que elegir. Sin embargo, si busca un reloj elegante y fino, las opciones son más limitadas. En NOMOS Glashütte, hemos desarrollado el calibre neomatik: una nueva generación de movimiento automático que es ultrafino y altamente preciso. Los relojes que acciona se presentan en diferentes tamaños para adaptarse a una amplia variedad de muñecas.

Selección de los 3 principales: los mejores relojes automáticos

Ciertamente, para nosotros es una difícil decisión, pero hemos realizado una pequeña selección de nuestros relojes automáticos deportivos, relojes automáticos elegantes y relojes automáticos para mujer o muñecas más pequeñas a continuación. Aunque nuestra oferta es mucho más amplia, desde luego. Como todos nuestros relojes, estos se han desarrollado y producido en Glashütte, Alemania.

Relojes automáticos deportivos

Relojes automáticos elegantes

Relojes automáticos para mujer o muñecas más pequeñas

Precisión

¿Qué precisión tienen los relojes automáticos?

Los relojes mecánicos siempre muestran un elemento de tolerancia que se refiere a precisión. Esto depende del modo en que se use el reloj, por ejemplo. Los cambios de temperatura y de presión atmosférica, los golpes menores y la cuerda irregular también pueden influir. Cuando un reloj automático mantiene la hora correctamente, no debería perder ni ganar más de un minuto por semana. Claro que esta es la tolerancia máxima, lo que significa que muchos relojes automáticos son incluso más precisos.

¿Cómo se logra la precisión de un reloj automático?

Como todos los relojes mecánicos, la precisión de un reloj automático está determinada en gran medida por la precisión de su calibre, específicamente por el componente que marca el ritmo, conocido como escape. Por eso, en NOMOS Glashütte garantizamos que todos nuestros relojes están accionados por un escape desarrollado y construido internamente. Conocido como el Swing System de NOMOS, este componente nos permite garantizar la excelente precisión de nuestros relojes automáticos, independente de proveedores externos. Asimismo, ajustamos nuestros calibres mecánicos según las normas de cronómetro, lo que significa que cada reloj automático de NOMOS Glashütte pasa una serie de estrictas pruebas de precisión para verificar que mantiene una hora excelente antes de lanzarlo al mercado.

Longevidad

¿Se pueden reparar los relojes automáticos?

Todo reloj automático bien fabricado se puede mantener de manera indefinida. Todos los calibres mecánicos, sean automáticos o manuales, requieren un mantenimiento ocasional realizado por un relojero. Si se realiza con regularidad, un reloj mecánico debería funcionar de manera fiable de por vida. Durante estas inspecciones, las piezas desgastadas se sustituyen y se renueva el aceite para relojes que lubrica el mecanismo. Dado que los relojes automáticos están accionados por calibres que se componen de numerosas piezas individuales, estas se pueden intercambiar según sea necesario, lo que significa que los relojes automáticos casi siempre se pueden reparar y volver a poner en pleno funcionamiento.

¿Cómo cuido mi reloj automático?

Las instrucciones de cuidado de un reloj automático son relativamente simples y, desde luego, no más complejas que las que se aplican a cualquier otro reloj mecánico. Un consejo de cuidado general sería mantenerlo alejado de campos magnéticos intensos y equipos electrónicos de carga. Tenga en cuenta la resistencia al agua de su reloj; si es resistente a 5 atm o menos, no será una buena idea introducirlo en el agua.

Los relojes automáticos están diseñados para llevarlos diariamente; si tiene pensado ponerse su reloj automático con menor frecuencia, puede que prefiera invertir en una caja giratoria para mantenerlo en marcha mientras no lo lleva puesto. A menudo, unas cuantas vueltas de la corona antes de volver a ponerlo serán suficientes. Como todos los relojes mecánicos, debe realizar un mantenimiento de su reloj automático una vez cada cinco años.

Aquí le dejamos cinco consejos para mantener su reloj automático en funcionamiento en las mejores condiciones:

  • Asegúrese de que su reloj no sufre golpes ni impactos fuertes.
  • No use la corona ni los botones mientras esté en el agua.
  • Cuando le dé cuerda manualmente, hágalo con cuidado; unas cuantas vueltas de la corona serán suficientes.
  • Almacene su reloj en un lugar seguro cuando no lo use.
  • Realice un mantenimiento de su reloj una vez cada cinco años.

Relojes automáticos de NOMOS Glashütte

¿Qué tienen de especial los calibres y los relojes automáticos de NOMOS?

En NOMOS Glashütte, nos enorgullece producir todos nuestros relojes y calibres internamente, algo poco habitual en el mundo de la alta relojería. En 2005, presentamos nuestro primer calibre automático Epsilon y con él obtuvimos la condición de fábrica. Todos nuestros calibres, tanto los automáticos como los manuales, presentan numerosas características tradicionales de la relojería de Glashütte: nervaduras de Glashütte y pulido radial, tornillos de acero pavonado y una platina de tres cuartos, por enumerar algunos. Además, solo usamos materiales de alta calidad para fabricar nuestros relojes y calibres: cristal de zafiro, acero de grado quirúrgico y piel Horween Genuine Shell Cordovan. Todos estos atributos confluyen para crear excelentes relojes, accionados por calibres mecánicos y fabricados para durar. En otras palabras: sin duda, algo muy especial.

Descubra más sobre relojería en NOMOS Glashütte.

¿Por qué elegir un reloj automático de NOMOS Glashütte?

Una característica especial de nuestros relojes automáticos es que el rotor de cuerda está fabricado con una sola pieza de metal. Con su radio relativamente grande y un ángulo inverso de 10 grados, el rotor de cuerda de NOMOS es altamente eficiente. Esta pieza se puede ver a través del fondo de cristal de zafiro de un reloj automático de NOMOS Glashütte.

Otra característica útil de nuestros relojes automáticos: para garantizar que el resorte principal no sufre demasiado desgaste, que es un problema habitual que presentan los movimientos automáticos, el rotor de cuerda y su peso se ajustan de manera muy precisa para adaptarse a la tensión del resorte principal.