Aunque en pareja se complementan a la perfección, su presentación individual también es brillante. Por otra parte, los momentos más radiantes de Orion 33 oro y Orion 38 plata no se limitan únicamente a la hora de abrir los regalos. El fondo de la caja ofrece espacio para incluir mensajes personales para toda la vida; el grabado corre de cuenta de NOMOS.

Orion en detalle

Con sus destellos dorados, Orion inunda el ambiente de glamour. Al igual que todos los relojes NOMOS, Orion 33 oro ha sido fabricado conforme a los altos estándares de la tradicional localidad relojera de Glashütte, que no impiden que su aspecto sea muy moderno. Extremadamente preciso, el reloj cuenta con una correa de cuero de ante gris.

La esfera dorada, galvanizada y con un pulido ligeramente brillante despide reflejos bajo el cristal de zafiro abovedado.

Detalles armónicos: una minutería de trazo delicado en color marrón oscuro e índices de horas rodiados y ligeramente desplazados con un bello facetado.

Orion 38 plata es un reloj sobrio, distinguido y así y todo muy expresivo. Este elegante reloj causa una brillante impresión incluso en los días más normales.

La caja con bisel estrecho está protegida por un cristal de zafiro abovedado en forma de cúpula. La esfera plateada blanca con pulido brillante también está ligeramente abombada hacia dentro hasta la minutería.

Once índices dorados contrastan con el tono frío de la esfera. Un pequeño punto marca las seis bajo el pequeño segundero con acanalado fino.

El motor

Alpha

Alpha, el mecanismo de cuerda manual de NOMOS Glashütte, cuenta con ajuste fino en seis posiciones para garantizar la mayor precisión posible. El calibre ofrece una fiable reserva de marcha de hasta 43 horas. Las superficies rodiadas del movimiento han sido ricamente decoradas en la manufactura con nervaduras de Glashütte y perlaje NOMOS. Los tornillos templados azules dan testimonio de los 175 años de tradición relojera de la localidad de Glashütte.

El calibre Alpha es el aclamado clásico de NOMOS Glashütte. Fue nuestro primer mecanismo y todavía es el corazón de la mayoría de nuestros relojes.