Los relojes Lux y Lambda se fabrican en nuestro taller específicamente dedicado a la confección de estos modelos. Entre otras cosas, cuentan con una rueda de equilibrio, un puente de áncora grabado a mano, delicados chatones de oro, cantos pulidos y biselados a mano y barrilete de resorte motor doble. Sus calibres solo necesitan que se les dé cuerda dos veces a la semana.

Y pasan meses hasta que uno de estos calibres queda regulado según valores cronométricos y conforme a los criterios más estrictos. En todos y en cada uno de los relojes de NOMOS invertimos una gran cuota de amor, saber hacer y denuedo. Aun así, con nuestros relojes de taller llevamos este esfuerzo al límite; puede incluso que en ocasiones nos excedamos, pero no nos importa.

La máxima calidad en relojería artesanal proveniente del taller de NOMOS: 29 rubíes ornamentan el calibre DUW 1001. Aunque eso no es todo: cuenta con el exclusivo pulido tipo rayo de sol NOMOS, que expande el tradicional pulido radial a la corona. El calibre DUW 1001 ha sido regulado según valores cronométricos. Y por lo tanto no se limita a ser bello, sino que también es extremadamente preciso.

Los modelos Lambda y Lux

Hasta el momento solo existente en oro, Lambda está ahora también disponible como edición limitada en acero inoxidable

La era del oro en el taller de NOMOS