Solo a las compañías que crean al menos un 50 % del valor de los calibres de sus relojes en Glashütte se les permite usar la denominación de «relojes Glashütte» en sus productos. NOMOS Glashütte va mucho más allá del requisito del 50 % y fabrica hasta el 95 % de cada mecanismo en la ciudad.

¿Cómo reconocer un reloj de Glashütte con calibre de Glashütte? Las siguientes características son típicas:

- La platina de tres cuartos, el barrilete y el tren de engranajes culminan en la rueda de escape: una creación particularmente robusta y bella con 150 años de tradición a sus espaldas.

- El «stopwork» de Glashütte, una pieza del mecanismo de cuerda. A diferencia de los mecanismos de cuerda suizos, su muelle de puente es largo y curvado.

- La forma más elegante de precisión: el delicado ajuste de cuello de cisne.

- Tornillos templados azules. Reciben su color de aciano durante el proceso de templado a alta temperatura; el acero se calienta a más de 290 °C (casi 570 Fahrenheit). Este proceso también los protege de la corrosión.

- Toques únicos: perlaje, nervaduras y decoración con pulido radial.