Berlinerblau no solo se ocupa de los relojes, también de todos los aspectos creativos que los rodean: nombres, eslóganes, campañas de publicidad, fotografías de los productos para la tienda en línea, relaciones públicas, desarrollo de catálogos, redacción, traducción e impresión de los mismos, creación de expositores para los minoristas, programación y actualización de las páginas web, instrucción de los equipos de venta, gabinete de prensa, creación de dosieres de prensa, envío de boletines informativos...

Y, mientras todo esto ocurre, también toca viajar. Porque, aunque Berlín sea genial, todos los empleados de NOMOS se han quedado prendados de Glashütte, a tan solo dos horas y diez minutos en coche.