A todos los empleados de NOMOS en Berlín les une su creatividad, amor por el buen diseño y los relojes mecánicos. El estudio de diseño está ubicado en un antiguo espacio industrial de principios del siglo XX.

Sus altos ventanales inundan de luz las paredes blancas en los días más soleados y, a pesar de que los escritorios, las salas de reuniones y las estanterías hace tiempo que reemplazaron las máquinas de hacer botones del pasado, todavía queda una sensación de actividad industrial.

Algunos detalles revelan el propósito actual de la oficina: un mosaico de Tetras de varios colores cubre una pared junto a la entrada, un neón azul en el pasillo con las palabras «Ahoi Glashütte» proveniente stand de NOMOS del Baseworld 2013 y las luces colgantes en forma de nubes de papel gigantes, diseñadas por nada más y nada menos que Frank O. Gehry. Los compañeros de Glashütte las llaman «las nubes de buen tiempo sobre Berlín».