Descripción

Clásico por fuera, moderno por dentro: con su calibre automático extremadamente fino, la edición especial Ludwig es la máxima expresión del arte de la relojería de Glashütte y por lo tanto el modelo perfecto para festejar este aniversario. Limitada a 175 ejemplares, esta edición con esfera blanca esmaltada, agujas enchapadas con templado azul y clásica minutería ferrocarril es realmente fascinante. Lo mejor de lo mejor.

Detalles

El modelo especial Ludwig con calibre neomatik DUW 3001 exhibe números romanos sobre una esfera esmaltada blanca. Su caja redondeada se estrecha hacia abajo y le otorga al reloj, ya de por sí muy fino, un aspecto particularmente elegante.

El modelo especial Ludwig con calibre neomatik DUW 3001 exhibe números romanos sobre una esfera esmaltada blanca. Su caja redondeada se estrecha hacia abajo y le otorga al reloj, ya de por sí muy fino, un aspecto particularmente elegante.

Las agujas enchapadas con templado azul y una clásica minutería ferrocarril distinguen a Ludwig como edición especial por los 175 años del arte de la relojería de Glashütte. La inscripción «neomatik» hace referencia al DUW 3001, el nuevo calibre automático de fabricación propia presente en su interior.

Las agujas enchapadas con templado azul y una clásica minutería ferrocarril distinguen a Ludwig como edición especial por los 175 años del arte de la relojería de Glashütte. La inscripción «neomatik» hace referencia al DUW 3001, el nuevo calibre automático de fabricación propia presente en su interior.

Existen pocas cosas que estén tan estrictamente protegidas como los relojes de Glashütte. Las normas correspondientes a estos elevados estándares son muy estrictas: solo a quienes crean al menos un 50 % del valor de sus calibres in situ se les permite utilizar la denominación de origen «Glashütte». Con un nivel de producción propia del 95 %, NOMOS Glashütte cumple sin esfuerzo este requisito.

Existen pocas cosas que estén tan estrictamente protegidas como los relojes de Glashütte. Las normas correspondientes a estos elevados estándares son muy estrictas: solo a quienes crean al menos un 50 % del valor de sus calibres in situ se les permite utilizar la denominación de origen «Glashütte». Con un nivel de producción propia del 95 %, NOMOS Glashütte cumple sin esfuerzo este requisito.

Los talleres de NOMOS son una «manufactura» de Glashütte en el más amplio sentido de la palabra: con mucho amor por los detalles, en nuestros talleres solo desarrollamos y fabricamos a mano calibres propios.

Los talleres de NOMOS son una «manufactura» de Glashütte en el más amplio sentido de la palabra: con mucho amor por los detalles, en nuestros talleres solo desarrollamos y fabricamos a mano calibres propios.